Campeche y su tradición de limpiar huesos en Día de Muertos

0 119

Acustik Noticias

Hecelchakán, Campeche. 1 de noviembre de 2018.- Los habitantes de la villa de Pomuch, Campeche, rinden culto a la muerte de una manera muy peculiar, pues desde hace varias generaciones el Día de Muertos limpian los huesos de sus difuntos.

Ubicada en el municipio de Hecelchakán, la villa de Pomuch está a 51 kilómetros de la capital del estado y recibe a demasiados turistas y curiosos; si bien no todos presencian la limpieza de los huesos, todos admiran los nichos en que se depositan las osamentas.

Previo a los festejos del Día de Muertos, los habitantes de este pueblo hallan momentos de paz cuando acuden al panteón a limpiar los huesos de sus difuntos, tiempo que emplean también para recordar cómo eran en vida.

De acuerdo con información de Milenio, presentamos el caso de Brenda Martínez, proveniente del centro del país y quien en años anteriores ha visitado otros estados del país para conocer sus respectivas celebraciones; este año decidió visitar Pomuch.

“Todo esto de la limpieza de huesos es algo que ni sabía si existía, no me imaginaba que pasara y eso me trajo aquí a ver un poquito de eso, no lo pude encontrar, pero esa era la idea”.

Brenda quedó asombrada por la manera en la que las familias de esta comunidad llevan a cabo esta tradición. Esta experiencia le permitió reconocer que mientras para unos le temen a la muerte, para los pobladores de Pomuch no sólo no genera miedo, sino que es una forma de mantener contacto con sus difuntos.

“Estoy un poco nerviosa por ser la primera vez que estoy tan cerca de algo que ha sido tribalmente como lo es la muerte de horrible y así a pesar de que somos mexicanos, pero la gente está súper tranquila, los mueven y ven su explicación y si ellos me dicen vas, yo creo que sí lo haría”.

Algo sorprendente es que esta peculiar tradición mexicana ha trascendido fronteras. Juan Frontera es de origen español y viajó desde su país para visitar el panteón de Pomuch tras enterarse de su tradición a través del blog de una amiga que se ha encargado de documentar este tipo de tradiciones.

“Una buena manera de recordarlos es estar físicamente con ellos, limpiarlos, cuidarlos, cambiándoles todo cada año, nos parece una costumbre que no debiera terminar nunca”.

El panteón de Pomuch parece cobrar vida con la alegría de un pueblo que, con respeto y sin temor, limpia los huesos y cambia el vestido de sus difuntos para celebrar la fiesta de la muerte.

Con información de Milenio, El Universal y Noticieros Televisa.

Comentarios
Cargando...