Beneficia F1 a migrantes en CDMX

Las carpas utilizadas en el serial de la máxima categoría del automovilismo mundial son el techo de alrededor de 7 mil 500 migrantes.

0 41

Por Víctor Hugo Arteaga

CDMX. 06 de noviembre de 2018.- El gobierno de la Ciudad de México tuvo que utilizar las carpas usadas durante el Gran Premio de Fórmula Uno realizado hace nueve días, para poder soportar el hospedaje de alrededor de 7 mil 500 migrantes que llegaron el fin de semana.

En la primera oleada que llegó a la Ciudad de México, alrededor de dos mil 500 niños menores de edad fueron registrados por el buró local del Programa de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).

Debido a la cantidad de menores que arribaron con sus familias, la Unicef acelera la instalación de carpas para para ofrecer apoyo psicosocial a niños, niñas y adolescentes que viajan en la caravana migrante.

Unicef trabaja en las instalaciones del estadio Jesús Martínez ‘Palillo’ de la Magdalena Mixhuca de esta capital con alrededor de 40 personas e informó que las 60 personas del buró México están dedicadas tiempo completo a la atención de los pequeños migrantes que desde hace dos semanas llegaron a territorio nacional.

Estos niños están viviendo una crisis humanitaria, señala Unicef, y, en paralelo a intervenciones de higiene, sanidad e instalación de letrinas móviles, la organización está poniendo en marcha servicios de apoyo psicosocial por medio de actividades como lectura de cuentos, ejercicios de relajación emocional y dibujo.

Los cambios extremos y repentinos, la incertidumbre, el agotamiento físico, las condiciones precarias de alojamiento, las pérdidas (de hogar, rutina, escuela, seres queridos que quedaron atrás) son experiencias inquietantes y perturbadoras para cualquier ser humano, particularmente los más jóvenes.

Rocío Núñez, vocera del organismo internacional, confirmó que el apoyo psicosocial ayuda a atenuar el impacto de haber tenido que abandonar sus hogares y desplazarse en condiciones que están poniendo a prueba la integridad física y emocional de los adultos y más aún las de los niños y adolescentes.

“Adicionalmente, estos niños llevan muchos días caminando bajo el sol, deshidratados y en algunos casos enfermos, es importante darles una atención integral que evite consecuencias físicas y emocionales graves, que podrían afectar su bienestar tanto en el corto como en el largo plazo. La incertidumbre y el estrés de los padres y las condiciones del viaje, aunados a las experiencias previas de violencia, tienen un impacto negativo en su salud física y mental que, de no ser atendido puntualmente, podría convertirse en estrés tóxico y trauma complejo”, explicó en entrevista.

En un recorrido por la cancha y tribunas del estadio de fútbol, se pudo constatar la presencia de familias, quienes son ubicados con todos sus integrantes en las carpas que fueron utilizadas durante cuatro días para el Gran Premio de la Ciudad de México de la Fórmula Uno.

Las autoridades de la Ciudad de México intentan también desplazar a unos 2 mil niños y jóvenes que realizan el Selectivo Nacional de la Federación Mexicana de Esgrima (FME) de la Sala de Armas del complejo.

El presidente de la FME, Jorge Castro Rea, confirmó que los 2 mil participantes y entrenadores del evento, se coordinan ya con las autoridades de la CDMX y de Unicef México, para tener clínicas de enseñanza para niños y jóvenes migrantes.

“Consideramos una gran responsabilidad de nuestros atletas, quienes están dispuestos a obsequiar tiempo para atender a estos niños y jóvenes que vienen en su paso rumbo a los Estados Unidos. Nosotros estamos en la mejor disposición de apoyar a las autoridades federales y de la CDMX para aliviar un poco el sufrimiento del viaje a los niños y jóvenes, mientras estemos en nuestro evento, para aportar trabajo social”, aseguró Jorge Castro.

Comentarios
Cargando...