Concluye la PGJCDMX que no hubo sustracción de un bebé en el Hospital General de Ticomán

0 18

Por David Rodríguez | Acustik Noticias

CDMX. 31 de julio de 2018.- La Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJCDMX) llegó a la conclusión de que no existió sustracción de un bebé en el Hospital General de Ticomán, por lo que los médicos que trataron a la señora le habrían dado un diagnóstico erróneo por el avanzado tiempo de gestación del embarazo.

En conferencia de prensa, el fiscal de Investigación de los Delitos Cometidos por Servidores Públicos, José Carlos Villarreal Rosillo, detalló que se revisaron los expedientes clínicos, los videos del antes, durante y después del parto, así como los registros del hospital y los dos ultrasonidos practicados a la madre.

Ante estas evidencias, el fiscal aseguró que no se encontró indicios de que existiera un segundo recién nacido ante esta situación la PGJCDMX dará parte a la Contraloría Interna para establecer posibles sanciones administrativas a los médicos, ya que no se encontró responsabilidad penal.

“Sí quiero destacar que el avanzado tiempo de gestación del embarazo, se presenta ella hasta las 36 semanas, una circunstancia que de acuerdo a los especialistas puede incidir en un diagnóstico erróneo, nos basamos en todos los expedientes, en todas las constancias para llegar a la conclusión que les estamos dando, no solamente se tomó esos dictámenes sino también otros datos de prueba que obran en el expediente, como las entrevistas, vídeos, registros del propio hospital.

Los ultrasonidos refieren la existencia de dos fetos, pero no cumplen con la normatividad aplicable, ni los usos necesarios que puedan determinar que existieran esos dos fetos, es decir, esos dos dictámenes son deficientes, hay que destacar que nos explican los peritos en la materia que en el caso del ultrasonido es un estudio clínico que tiene que ver mucho que se practica, hay otro análisis de Ticomán donde aparece solamente un latido de un solo corazón”.

La dependencia recabó los expedientes abiertos en el Centro de Salud “Soledad Orozco de Ávila Camacho” y en el Hospital General de Ticomán; y se citó a declarar al médico titular de ginecobstetricia, un neonatólogo, dos anestesiólogos, un pediatra, dos enfermeras e igual número de residentes presentes durante la cirugía.

Así como a otros siete trabajadores que atendieron a la madre en el periodo de embarazo; mientras policías de investigación, peritos en criminalística y fotografía inspeccionaron las instalaciones de acceso, área séptica, sala de enfermeras, quirófano y otros sitios que el personal que participó en la cesárea recorrió antes y después del alumbramiento.

Explicó que, a través de videos captados por cuatro cámaras situadas en el quirófano, los vestidores y sus alrededores, los agentes observaron el momento en que la mujer y el recién nacido salieron del quirófano y fueron trasladados al área de recuperación por personal que portaba el uniforme de la institución.

Comentarios
Cargando...