Escapan familias de violencia en zona minera

0 35

Redacción | Acusik Noticias

Chihuahua. 31 de mayo de 2018.- Habitantes de comunidades cercanas a la Mina de Dolores, en el municipio de Madera abandonaron desde hace días sus comunidades, huyendo de los amagos y enfrentamientos de los grupos rivales del crimen organizado que operan en la región.

El desplazamiento de las familias es del conocimiento de la Fiscalía General del Estado, del Ayuntamiento y de las autoridades electorales que de hecho, ya decidieron no instalar la casilla correspondiente a esa sección para los comicios del 1° de julio.

Poblados como Arroyo Amplio, Cebadilla de Dolores, Lagunilla y otros localizados en la zona limítrofe entre el estado y Sonora, comenzaron a registrar el éxodo de sus habitantes.

De acuerdo con ciudadanos del municipio de Madera, esta situación ocurre desde hace alrededor de un mes pero empezó a ser más notoria en los últimos cuatro días –es decir, a partir del domingo pasado— cuando la mina ya había sacado vía aérea a cientos de trabajadores, y las familias en los alrededores se desplazaron hacia la cabecera municipal.

En la huida de los pobladores, según los testimonios, algunos incluso fueron escoltados vía terrestre con apoyo de las corporaciones policíacas. ‘Son familias que lo están dejando todo con tal de no vivir con miedo’, comentaron vecinos de la región a El Diario.

Para el presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (Cedh), José Luis Armendáriz, el asunto de la inseguridad que afecta a la Mina de Dolores en el municipio de Madera, es solamente la punta del iceberg, de un problema de violencia y delincuencia en toda la región, el cual no fue atendido a tiempo.

Agregó que las autoridades reparan en la demanda de seguridad de la empresa porque se trata de una compañía grande, pero existen muchos sectores que también enfrentan la inseguridad, sufren la violencia y no reciben el mismo respaldo del gobierno estatal.

“Las autoridades deberían escuchar a los integrantes de otros segmentos, en especial a la población abierta debido a que los problemas de inseguridad y violencia no son solamente para la empresa”, subrayó.

De hecho, el desplazamiento de estas familias por miedo se expuso ayer en Cuauhtémoc al fiscal general César Peniche, quien presidió la reunión mensual de la Mesa de Seguridad en la que participaron empresarios, el comandante de la XI Región Militar y la cónsul de Estados Unidos en Juárez, Daria L. Darnell.

Al respecto, Peniche Espejel apuntó que se están tomando medidas para recuperar el control de la zona con la finalidad no sólo de que las actividades de la mina se reanuden, sino que las familias del área puedan regresar a sus hogares.

En tanto, acorde con testimonios, no solamente los mineros sino los pobladores oriundos de la comunidades enclavadas en la Sierra son encañonados y maltratados por los grupos delictivos.

“En los últimos días los han agredido; a muchos los han despojado de víveres y se han quedado hasta sin comer, por eso pidieron apoyo para que la Policía los resguardara para poder llegar a Madera”, comentaron.

No se podrá Votar…

Arroyo Amplio es el poblado más cercano a la mina, en esa parte justo en mayo del año pasado, un convoy de 15 militares que viajaba en dos vehículos, fue atacado a balazos. Los soldados repelieron la agresión y abatieron a siete sicarios.

Asimismo, es una de las comunidades con mayor densidad demográfica a la redonda, unos 240 habitantes, pero derivado de la salida masiva de familias la casilla correspondiente a la sección 2 mil 600 no se instalará, informó Benito Abraham Orozco, titular de la Junta Distrital 07 del Instituto Estatal Electoral (IEE) con cabecera en Cuauhtémoc.

Orozco Andrade rechazó vincular la disminución de la población a los hechos violentos que recientemente ocurrieron en el entorno de la Mina de Dolores, pero indicó que ya no existían votantes en ese punto en el que el listado nominal registraba al menos, 100 electores.

A su vez, el fiscal general indicó ayer que la estrategia que se aplica en la región, además de ir dirigida a salvaguardar a los habitantes también se encamina a garantizar el desarrollo de los comicios en un ambiente de seguridad.

Indicó que se comenzó con la primera etapa del cuartel general o centro de seguridad que tendrá sede en Madera, donde ya se han invertido 12 millones de pesos.

“No se va a permitir que se vuelva a repetir este tipo de escenarios, por el contrario con el movimiento estratégico se garantizará la seguridad económica de toda la Zona Occidente”.

Cuestionado sobre la respuesta del Estado a la condiciones de violencia que imperan en la región de Madera, el presidente de la Cedh, José Luis Armendáriz, insistió en que el tema de la mina es sólo una parte de algo mucho más grande en materia de inseguridad y que se trata de un tema que no ha sido resuelto desde hace mucho.

“No solamente en los caminos a la mina te encuentras a criminales, en muchos más, si te metes a un camino de terracería te topas con los retenes y eso lo sé porque a mi gente le ha pasado que se los encuentran”.

Armendáriz González consideró que es importante mantener las fuentes de ingreso y de empleo para los habitantes de la región, ya que la mina emplea a mil 800 personas, sin embargo, se debe partir de un concepto de seguridad para todos.

Comentarios
Cargando...